Confieso que he aprendido

Etiquetas

, ,


El amor esta basado en la integridad y la honestidad.  La seguridad que da la transparencia provoca la ausencia de traición y es la única manera de sentir la complicidad real.

A veces, se vive con tanta intensidad al otro que se entabla una lucha de poder. Si uno de los dos cede, la relación avanza sin lugar a dudas pero camina hacia una guerra abierta. Atrás queda el deseo de lo mejor para el otro y prevalece lo mejor para uno y sobre esa premisa, es imposible que sobreviva ninguna relación amorosa.  Por eso, a veces, nos sorprende que parejas idílicas y ejemplares de la noche a la mañana se rompan. Pero no os equivoquéis, hace años que uno es victima y otro verdugo y ambas partes decidieron, asumieron y acordaron en algún momento jugar esos roles, a veces por consenso y otras por omisión.

Personalmente prefiero vivir el amor a cara descubierta y en el mismo instante que mi intuición hace saltar las alarmas y las luces de emergencia se activan se que es el momento de parar, porque he aprendido que si duele no es amor…es otra cosa.

También he aprendido que no hay vuelta atrás, que no se puede retomar la relación en el punto en que se rompió el amor. No hay superglú para restablecer la confianza y menos en la cama.

Con el tiempo, puedes evocar esos momentos felices, en los que rozaste el cielo con los dedos, las risas y esas miradas de complicidad en las que te comunicabas sin necesidad de palabras y llegar a un nuevo acuerdo con la persona que amaste, un consenso en el que la amistad esté por encima de todo lo vivido. Para esto se requiere lealtad, valentía y verdad interior.

El hombre que reciclaba personas

Etiquetas

,


Nos alimentó con vino, transmitiendo vida en cada gesto, en cada mirada. Situando la escena, dándole a cada uno su sitio. Gestionando la necesidad de sentirse únicos a cada uno de los presentes. El hombre detallista, que aprendió a mirar. Atento a cada  movimiento y  susurrando a todos los que se cruzan en su radio de acción :¡ Estas aquí para vivir, no lo pienses más!.

Un hombre con dimensión, auténtico, noble, fiel, leal, rápido, brillante, descarado,duro, divertido, compinche, con mucha calle, protector, tierno, admirable, algo cabezota, dócil al cariño, con un perfil muy interesante, algo de peter pan  y una gran humanidad en sus manos. Un maestro de la vida, un druida de la emoción. Mantuvo la velada a puro ritmo de teatro. La clase y el estilo de este hombre son inusuales!!. Sabe leer el mapa de tus  sentimientos, ubicar tus miedos, tus fantasmas y dotarles de las herramientas para convertirlos en una ventaja. En él, cobra sentido la palabra respeto.

Tenía suerte! mucha suerte!!!

Etiquetas


La seguridad  empezaba a preocuparse, no podía ser que todas las noches se repitiera el mismo ritual: desde hacía dos meses,  iba al casino y ganaba . Al principio sospecharon que contaba las cartas. Después, analizaron el vídeo. No contaba cartas, no seguía ningún patrón, todo indicaba que arriesgaba a golpe de impulsos, de intuición. Y los casinos ya se sabe, son como las empresas de software: hacker que ven, hacker a la “buchaca“.

Le propusieron trabajar para el casino por una fortuna y la rechazó. Le duplicaron la oferta, querían saber como lo hacia. Seguía sin interesarle. Mientras, pasaban los días y ella seguía ganando. Una noche, invitó a ocho amigas y todas ganaron. Fue entonces cuando,  con la cortesía que caracteriza a los agentes del orden, fueron invitadas a tomar asiento en una sala. No fue buena idea, empezaron a rifarse a los seguratas, divirtiéndose como locas, bebiendo y fumando como descosidas.Habían ganado!!! …¿qué más da como lo hace?

las casualidades son siempre sospechosas

Etiquetas


En una misma semana, un ángel deslizó un libro en sus manos, una mujer le ofreció descanso en su casa,  un par de extraterrestres una comida, un buceador le mostró la paz del útero y  una amazona el disparo certero.

Puede que sean los astros, puede que esté planeando perderse en una playa. Lo más probable es que le guste vivir.

Fotografías: Andreas Franke

Mercurio: La Sirena transcendentalista


Cómo llegó al desierto nuestra sirenaMercurio es todavía un misterio, sabíamos que:

era la más capaz en el arte de escabullirse, encontrar fisuras, aparecer y desaparecer.  Si escuchaba una melodía, era la más capaz de distinguir al autor por muy versátil que este fuere.  Y si se hablaba un idioma diferente era la más capaz de asimilarlo en tres conversaciones.

 Ahora, en pleno agosto, en el oasis que había encontrado gracias a su amistad con un sapo, esperaba tranquilamente la llegada de los tuareg. Al salir de su oceánico hogar tuvo la precaución de llenar su mochila de perlas y corales, era una buena mercadera, le gustaba mucho el intercambio, el regateo, el galaneo, el cancaneo…. Esas pequeñas conversaciones diarias y triviales que hacen que los días transcurran con una pacífica sonrisa.

No tardaron en llegar los comerciantes. Locos de alegría vieron como nuestra sirenita le había preparado una maravillosa fiesta de recibimiento con increíbles platos de falafel, ferik, cuscus, hummus, shakshuka, … No sabemos de dónde sacó los ingredientes, pero sabíamos que: Era la más capaz.


Rodeada de hombres del desierto, creo que aprendió en dos semanas lo que a una mujer le lleva toda una vida. Fueron tres largos meses felices y fructiferos. En largas conversaciones llego a conocer todas las leyendas africanas, todas las religiones, todas las tribus y culturas, todos los recorridos, todas las aldeas. Todos los remedios milagrosos.. Era una esponja, todo le interesaba, todo tenía sentido y dirección. Fue fácil para ella esquivar los escarceos amorosos de los magníficos tuaregs, pero imposible evitar que su mirada se diluyera en los ojos del  joven Alim, el músico que a la luz de la luna sacaba su flauta y componía bellas melodías.

Cuando llegaron a la ciudad no tardó en dar a luz  gemelos. Alim la deposito en la casa de su madre y volvió al corazón del desierto.

 Ella ha creado una academia donde enseña a los jóvenes las reglas necesarias para acceder a un puesto en la ONU como lumbreras africanos.

Pinturas de Stanislav Plutenko

Marte: La Sirena voluntarista

Etiquetas

, , ,


-¡Fíjate! Las flores de la tierra esperan que nuestras lágrimas se transformen en rocío de la mañana. ¡Ven con nosotras! Volemos hacia los países cálidos, donde el aire mata a los hombres, para llevar ahí un viento fresco. Por donde pasemos llevaremos socorros y consuelos, y cuando hayamos hecho el bien durante trescientos años, recibiremos un alma inmortal y podremos participar de la eterna felicidad de los hombres -le decían.  Extracto de “La Sirenita”

Su salida del océano fue rápida y certera, se había entrenado para agrandarse o empequeñecerse a fin de que sus movimientos llegaran a su destino sin problemas. Después de comprobar que tenía dos hermosas piernas emergió en la piscina de una aislada y protegida mansión. ¡Diana! En la misma se encontraba él. Parecía estar esperándola. Era el mes de Julio.

Lo primero que conoció de la tierra fue el amor en el agua.

Se descubrió preñada de imágenes que pugnaban por encontrar un lugar en el mundo. Llevaba en su ser una fuerza creadora que compulsivamente necesitaba expresar.

La luna creciente los descubrió en la buhardilla de la mansión. Ella, vestida a veces de rojo y otras de negro mostraba sus creaciones, mientras él  las devoraba, como un avaricioso Saturno.

Esta fuerza devoradora lejos de desanimarla hacia de nuestra Sirena una emprendedora-alimentadora que llena de pasión buscaba consumirse en él con el fin de alcanzar el objetivo: diamante o carbón.

Sin ella, hace tiempo que él se hubiera convertido en un cadáver.

Pinturas de Maciej Zielinski

Fotografía de NihiL NiL

Día 16.060 de estancia en la tierra

Etiquetas

, , , ,


Me he tropezado con hombres interesantes y muy divertidos, que saben poner cara de poker y mirar al objetivo de la cámara sabiéndose canallas,  ¡Como me ponen!…hombres libres, capaces de sacar lo mejor de ti, con las reglas del juego sobre la mesa, hombres que cuando se sienten desbordados se retiran a sus buhardillas, para regresar con más fuerza al próximo encuentro…. Sinceramente, mientras  vuelvan  al próximo encuentro convertidos en Leonidas …lo mejor es que aparezcan y desaparezcan. El vínculo se hace eterno.

Mujeres del planeta :probadlo. Los resultados merecen la pena. Dejadles gestionar sus tiempos, sus silencios. Sugiero estar atenta a las señales, no te quejes  si te encamas con un Gladiator y te despiertas con un Onorato pegado a tus faldas como un Koala…¡Huston, Huston!…tenemos un problema. Eso no es un hombre, es una mascota. 

Pintura de Anna Berezovskaya

Júpiter: La sirena logista


Emergió del océano llena de aspiraciones futuras, sentido de la aventura, osadía y crecimiento personal. Era Mayo. Un crucero de lujo se dirigía a las playas del Mediterráneo.

 Todavía resonaba en su mente las palabras del Gran Sabio Neptuno. Su padre:

-¡Bien, ya puedes salir a respirar el aire y ver el cielo! ¡Pero recuerda que el mundo de arriba no es el nuestro, sólo podemos admirarlo! Somos hijos del mar y no tenemos alma como los hombres. Sé prudente y no te acerques a ellos. ¡Sólo te traerían desgracias!.

Se hizo consciente de que tenía dos piernas. Supo modelarlas con la típica maestría de Júpiter que gobierna los músculos. Un cuerpo perfectamente modelado que en tres saltos se situó en la proa del barco.

Una dama de mediana edad  con aires de preocupación tomaba el sol. Su padre no había mencionado a las mujeres. Luego se acercó a ella.

Rápidamente entraron en conversación. Fue una suerte para la dama encontrar a nuestra sirena pues su problema era que había perdido mucho dinero en el casino la noche anterior, la puso al día de las conspiraciones y las fortunas que se jugaban en el barquito de marras.

La sirena Júpiter es el arquetipo del apoyo, dotada de una gran inteligencia y capacidad de sintetización sabe integrarnos en el mundo. Representa una energía que hace que crezcamos y abandonemos los miedos, sabe instintivamente qué es lo que podemos llegar a ser. Todo lo magnifica, a todo le da significado, sentido y rentabilidad.

Cuando llegó la noche dos mujeres llenas de lujo apostaron, recuperaron el dinero perdido, siguieron apostando y ganando, el oro entraba y entraba como si ambas estuvieran imantadas, jajjajajja, se miraban, se reían, no se lo podían creer.  Arriba el optimismo.

Nadie preguntó qué hacía allí nuestra jupitersirena. Daban por hecho que era la hija de la dama. Y por supuesto, millonaria, delante de sus narices. Con risas, apuestas y alegrías mostró al mundo su capacidad de hacer realidad los sueños. Fueron ganancias, ganancias y ganancias sin reposo. El delirio.

El barco llegó a su puerto. Estaba feliz de poner los pies en la Tierra. Se despidió de ese útero de lujo donde aprendió a jugar, perder y ganar con alegría. Pero jamás perdió el contacto con la dama.

Fotografías de André Carrara

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.